Teletrabajo-ERP

Teletrabajo; modelos de trabajo flexibles y gestión de equipos remotos

Imagina levantarte por la mañana, tomar tu café caliente y caminar no más de unos pocos pasos para llegar a tu oficina. Eso es correcto, tu oficina está justo en la siguiente habitación. No hay tráfico, no hay prisas, no hay estrés. Este escenario, que para algunos pudo haber sido un sueño lejano hace unos años, es ahora la realidad para un número cada vez mayor de personas. Y este cambio en la forma en que trabajamos tiene un nombre: el teletrabajo.

El teletrabajo, también conocido como trabajo remoto, es una forma de trabajo flexible que permite a las personas trabajar desde cualquier lugar, en lugar de tener que viajar a un lugar físico específico, como una oficina, gracias a la gestión de su día a día en la nube u otras herramientas. En otras palabras, es una forma de trabajar que rompe las cadenas de la ubicación geográfica.

Pero, ¿qué significa realmente esto?

Bueno, en su forma más básica, significa que puedes hacer tu trabajo desde la comodidad de tu hogar. O si te sientes aventurero, puedes hacerlo desde un café en París, un parque en Tokio o una playa en Bali. Mientras tengas una conexión a Internet confiable y un dispositivo para hacer tu trabajo, el mundo es tu oficina.

Por otro lado, tenemos los equipos remotos. Estos equipos están compuestos por personas que trabajan desde diferentes ubicaciones y zonas horarias, pero se reúnen de forma virtual para colaborar y alcanzar objetivos comunes. La gestión de estos equipos implica una serie de desafíos únicos, desde mantener a todos en la misma página, hasta mantener la moral y la cultura del equipo en un entorno virtual.

Entonces, ¿por qué estamos hablando de todo esto ahora?

Bueno, la respuesta es simple. En los últimos años, el teletrabajo y la gestión de equipos remotos han dejado de ser una mera tendencia para convertirse en la norma. Ya sea por las ventajas en cuanto a la flexibilidad laboral, el equilibrio entre el trabajo híbrido y la conciliación personal, o incluso por circunstancias imprevistas como la reciente pandemia de COVID-19, cada vez más empresas y empleados están adoptando el teletrabajo y la gestión de equipos remotos para su plantilla.

En este artículo, vamos a explorar en profundidad este fascinante mundo del trabajo remoto, los modelos de trabajo flexibles, y cómo podemos gestionar equipos de trabajo a distancia de manera efectiva. ¡Así que pongámonos cómodos y comencemos este viaje juntos!

Explicación de los modelos de trabajo flexibles

Cuando hablamos de trabajo flexible, podríamos estar hablando de un amplio abanico de arreglos laborales. Para algunos, podría ser trabajar desde casa un par de días a la semana, mientras que para otros, podría ser trabajar desde un lugar remoto de forma indefinida. Entonces, ¿qué es realmente el trabajo flexible? Permíteme presentarte algunos de los modelos de trabajo flexibles más comunes.

1. Trabajo a tiempo parcial: Este modelo permite a los empleados trabajar menos horas que el horario completo estándar. Puede ser especialmente útil para quienes buscan equilibrar obligaciones familiares o personales con el trabajo.

2. Horario flexible: En este modelo, a los empleados se les permite tener cierta flexibilidad en las horas de inicio y finalización de su jornada laboral. Esto puede ayudar a los empleados a evitar el tráfico de hora punta, a programar citas médicas, o simplemente a trabajar en las horas en que se sienten más productivos sin que afecte a su entrada y salida.

3. Semana laboral comprimida: Aquí, los empleados trabajan un total de horas de tiempo completo, pero en menos días. Por ejemplo, pueden trabajar cuatro días a la semana durante 10 horas al día, en lugar de cinco días a la semana durante 8 horas al día.

4. Trabajo desde casa o teletrabajo: Este es probablemente el modelo más conocido y es en el que los empleados realizan su trabajo desde casa en lugar de en la oficina. Este modelo ha ganado una gran popularidad en los últimos años, especialmente con la llegada de la pandemia de COVID-19.

5. Trabajo desde cualquier lugar: Este es un modelo en el que los empleados pueden trabajar desde cualquier lugar del mundo. Mientras tengan acceso a Internet, pueden trabajar. Este modelo lleva el teletrabajo un paso más allá, liberando completamente al empleado de cualquier ubicación geográfica específica.

Herramientas para el teletrabajo y la gestión de equipos remotos

Así como el carpintero necesita su martillo y el pintor necesita su pincel, los trabajadores remotos y los equipos distribuidos necesitan sus propias herramientas para poder realizar su trabajo de manera efectiva. Estas herramientas permiten la comunicación, la colaboración, la gestión de proyectos y muchas otras funciones esenciales para el trabajo remoto. Vamos a sumergirnos en algunos de los tipos de herramientas más comunes que se utilizan en el teletrabajo y la gestión de equipos remotos.

1. Software de videoconferencia: Cuando trabajas a distancia, es esencial poder comunicarte cara a cara con tus compañeros de equipo, aunque sea de manera virtual. Herramientas como Zoom, Microsoft Teams, Google Meet o meet.jit.si (recomendada), permiten realizar videollamadas, compartir pantallas y realizar presentaciones, replicando muchas de las interacciones que tendrías en una reunión presencial.

2. Herramientas de gestión de proyectos: Cuando tu equipo está distribuido por todo el mundo, mantener a todos en la misma página puede ser todo un desafío. Aquí es donde las herramientas de gestión de proyectos como Asana, Trello o Notion(recomendada) pueden ser muy útiles. Estas herramientas te permiten asignar tareas, seguir el progreso y mantener a todos al tanto de lo que está sucediendo.

3. Aplicaciones de mensajería: Para la comunicación del día a día, las aplicaciones de mensajería son imprescindibles. Herramientas como Slack, Microsoft Teams o Pumble (recomendada) permiten a los equipos enviar mensajes rápidos, compartir archivos e incluso tener canales temáticos para distintos proyectos o temas de interés.

4. Herramientas de colaboración en documentos: Ya sea que estés redactando un informe, creando una presentación o trabajando en una hoja de cálculo, es probable que necesites colaborar con otros miembros de tu equipo. Herramientas como Google Workspace y Microsoft 365 te permiten trabajar en documentos de manera simultánea con tus compañeros de equipo, sin importar dónde se encuentren.

5. Software de acceso remoto: A veces, necesitas acceder a archivos o aplicaciones que están en una computadora específica. En estos casos, un software de acceso remoto como TeamViewer , AnyDesk o Supremo, puede ser de gran ayuda.

Gestión efectiva de equipos de trabajo a distancia

La gestión efectiva de equipos remotos es una habilidad que cada vez más líderes necesitan desarrollar. Ya sea que tu equipo esté disperso en diferentes ciudades, países o incluso continentes, es esencial poder dirigir y coordinar sus esfuerzos de manera efectiva. Aquí te presentamos algunos consejos y mejores prácticas para gestionar equipos de trabajo a distancia.

1.Establece una comunicación clara: En un equipo remoto, no puedes simplemente pasar por el escritorio de alguien para hacer una pregunta rápida. Por lo tanto, es crucial establecer canales de comunicación claros y efectivos. Utiliza herramientas de mensajería para la comunicación diaria y realiza videollamadas regulares para discusiones más profundas y reuniones de equipo.

2. Fomenta la cultura de equipo: Incluso a distancia, es importante fomentar una cultura de equipo fuerte. Esto podría implicar tener rituales de equipo, como una reunión semanal de «catch-up» o un chat grupal casual, y asegurarte de que cada miembro del equipo se sienta valorado e incluido.

3. Proporciona las herramientas adecuadas: Asegúrate de que tu equipo tenga las herramientas que necesita para trabajar de manera efectiva. Esto podría incluir software de videoconferencia, herramientas de gestión de proyectos, acceso a la información y los recursos necesarios, y un soporte técnico sólido.

4. Establece expectativas claras: Es importante que cada miembro del equipo sepa exactamente lo que se espera de él. Esto incluye no solo las tareas y los objetivos, sino también las expectativas sobre la disponibilidad, las horas de trabajo, la comunicación y otros aspectos del trabajo a distancia.

5. Fomenta la flexibilidad y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal: Una de las principales ventajas del trabajo remoto es la flexibilidad que ofrece. Sin embargo, también puede ser un desafío mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal. Como líder de equipo, puedes ayudar a fomentar este equilibrio alentando a los miembros del equipo a establecer sus propios horarios de trabajo (siempre que sea posible), a tomar pausas regulares y a separar su tiempo de trabajo de su tiempo personal.

6. Da feedback regular y constructivo: El feedback es especialmente importante en un entorno de trabajo remoto, ya que los miembros del equipo pueden no recibir la misma cantidad de comentarios informales que en una oficina. Asegúrate de dar feedback regular y constructivo, tanto a nivel individual como de equipo.

7. Tu ERP en la nube: Una de las características más notables de un ERP en la nube es su accesibilidad global. Dado que los datos y las aplicaciones se almacenan en servidores remotos, los usuarios pueden acceder al sistema desde cualquier lugar, siempre que tengan una conexión a Internet.

Estos son solo algunos consejos para gestionar equipos de trabajo a distancia de manera efectiva. La clave es ser comunicativo, flexible y proactivo, y recordar que cada equipo y cada individuo es único.

Lo que funciona para un equipo puede no funcionar para otro, por lo que es importante estar dispuesto a adaptarse y a aprender en el camino.